Nuestra Historia

En 1949 Renato Simoncini, nacido en Castelfiorentino y tras pasar parte de su vida en Francia durante la dictadura fascista, fundó su fábrica artesanal de cuadros de bicicleta en el centro histórico de Castelfiorentino.

Previamente había trabajado en la Pignone, fábrica de máquinas de precisión; y se había formado en el arte de la fabricación de bicicletas con Caparrini, telaista también de Castelfiorentino. Ya en 1948 Renato se había construido el cuadro de su propia bicicleta, que lo acompañaría durante toda su vida.

En 1973 la actividad pasó a la fábrica actual, que Orlando Simoncini, hijo de Renato, ha gestionado hasta el 2016. Desde 2017 la producción ha pasado a su hijo Eugenio, por tanto son tres las generaciones de artesanos Simoncini.

Hasta los años 90 producíamos sobretodo cuadros para otras marcas, además de una pequeña producción a nombre Simoncini. Actualmente, el trabajo se dirige principalmente a clientes directos, tanto en el territorio como en el extranjero.

Fabricamos cuadros para bicicletas de todo tipo y siempre a medida de la personas personas que las conducirán.

Durante nuestra historia hemos construido cuadros para (lista parcial): Aquila,  Benotto, Bormann,  Capo, CBT Torino, Ceccherini, Ciocc, Clements, Corso, Di Rocco, Enik, Franchi, Nilor, Orbea, Ortu, Peltreaux,  Porcu, Radundsport, Riccorsa, Schauff, Simons, Sloughi, Tirinato, Titan, Tozzai, Veloetruria, Viner, Viscount.